Dolor interno de una madre sanado/enderezamiento de los dientes de un niño

From the Christian Science Sentinel

Hace unos años me desperté poco después de la medianoche con dolor intenso en la parte inferior de mi cuerpo. Durante un rato oré, reconociendo la totalidad de Dios y la perfección del hombre como Su semejanza, pero sin alivio. Finalmente sentí que no podía soportar el malestar mucho más tiempo, y grité en silencio, “Dios mío, ¿por qué no me alivio? He estado confiando en la Verdad”.

Read entire story here: http://sentinel.christianscience.com/shared/view/h1y9btq080?s=e